Los organizadores del MUSIC FEST MEETING publican el libro blanco de la industria musical

El libro blanco resumen los aspectos relevantes tratados en los encuentros digitales mantenidos del 20 al 24 de Abril´20 sobre como afecta la crisis del COVID-19 al sector del ocio musical nacional e internacional

Multipantalla de una de las jornadas del MUSIC FEST MEETING

Durante el mes de Abril´20 tenían lugar unas jornadas con encuentros digitales impulsados por: IDASFEST, PLAYPLAN Xestión Cultural y ENTERTICKET. En ellas se trataron diez aspectos críticos que en plena “era Covid-19” afectan a la industria cultural y de forma específica al sector del ocio musical tanto nacional como internacional.

El aspecto medioambiental fue tratado por responsables en este ámbito de festivales de gran, mediano y pequeño formato entendiéndose este momento como una oportunidad para “crear sinergias, compartir recursos, aunar fuerzas para que el trabajo en sostenibilidad sea abierto y con ideas compartidas” tal y como manifestó María Baqueiro como responsable de sostenibilidad en el Festival SINSAL SON ESTRELLA GALICIA que se desarrolla en la Illa de San Simón.

El COVID-19 también está influenciando al consumidor y creando nuevos modelos de consumo musical. En este caso es interesante reflexión de David Aguado que como director del sello madrileño EL TRAGALUZ entiende que “debemos de seguir trabajando en el desarrollo de artistas emergentes para que cuando salgamos, vaya más gente a verlos”. 

Aspecto fundamental del sector cultural son las ferias profesionales que también se manifiestan ante el COVID-19. Julen Martín como director del prestigiioso BIME PRO recuerda que “los negocios se hacen por email y por los teléfonos todos los días, pero las relaciones se terminan de establecer cuando conoces a una persona y ese es el gran valor de las ferias”. 

La comunicación musical también está en “estado de alarma”, Sonia Díaz como responsable de comunicación del Festival SONRÍAS BAIXAS que tiene lugar en Bueu deja constancia de que “la comunicación y el marketing han estado presentes en esta crisis, pero el acto de comunicar, en sí mismo, no resuelve el problema. Puede transmitir la solución pero la solución exige conocer las normas del juego lo antes posible”.

El COVID-19 también se presenta como un nuevo escenario para los festivales y Xabier Alonso como abogado de “Festivais de Galicia” es consciente y afirma que “nunca me ha sucedido nada como esto. Toca devanarse los sesos para ver como se le puede dar salida a un sector que se enfrenta a un futuro muy incierto”.

Los promotores de festivales de gran formato también son conscientes de una incertidumbre que les mantiene en vilo. De hecho Javier Arnáiz como director del MAD COOL FESTIVAL ha manifestado que “todos los festivales europeos nos llevan ventaja, ellos ya han reaccionado y tomado medidas. En España estamos indefensos y, de seguir así seremos el país sin festivales”.

Los medios de comunicación especializados son víctimas de los daños colaterales que afectan al sector y Andrés Cabello el CEO de NOSTROMO MAGAZINE cree que el estado post COVID-19  “es la pescadilla que se muerde la cola. Si el gobierno no lanza esa hoja de ruta, los artistas y festivales estarán posponiendo fechas, los medios no sabremos que confirmar y así estaremos en un círculo mientras no se toman decisiones desde arriba”.

A nivel internacional la situación del mercado actualmente tras el COVID-19 es que hay países centroeuropeos con políticas proteccionistas hacia los profesionales del sector en otros como en España “lo primero es que el político reconozca que ser artista es un oficio. Y la cultura es una fuerza económica” manifestó Marisol Palomo de SCENEOFF.

El promotor y la empresa musical genera empleo directo e indirecto y en la industria cultural los políticos “tienen que entender la casuística de cada sector. Los ERTE y los créditos ICO no sirven para todos” según la opinión de Jordi Lauren como director del Festival SONRÍAS BAIXAS.

Los conciertos vía streaming se han propuesto como una alternativa real a la ausencia de conciertos en salas y festivales, muchos artistas y grupos han creado desde sus confinamientos y en desescalada varios eventos de pago bajo demanda, y la duda es de si esta línea de negocio ha llegado para quedarse. Rayden el compositor e intérprete ha manifestado que “solo me siento vivo encima de un escenario” y así lo sienten la mayoría de artistas y grupos. Rubén Sierra, vocalista y guitarra en LA PEGATINA y Dj., NINHODELOSRECAOS es consciente que “hay mucha gente que, aunque hagamos streamings, se está quedando atrás. Toda la producción técnica, por ejemplo. En el momento en que podamos salir se podrán hacer retransmisiones de un directo de calidad contando con ellos”. 

Las cuatro jornadas del MUSIC FEST MEETING han aportado muchas reflexiones de un sector, de una industria que desde el confinamiento está viendo cómo serán los últimos en sumarse a una “nueva normalidad” cargada de incertidumbre para miles de personas que viven y trabajan para la cultura.